Zapatos y cine: el calzado más icónico de las obras maestras de la gran pantalla
   0 Comments
  Zapatos y cine: el calzado más icónico de las obras maestras de la gran pantalla

El cine y la moda han sido aliados prácticamente desde que comenzaron a convivir como realidad. Algunas grandes obras maestras, así como muchas de las caras conocidas más históricas y prestigiosas que se han puesto delante de las cámaras, han unido estas dos realidades hasta el punto de convertir mundos supuestamente paralelos en cintas de culto y referencia. Por eso, desde Team Shoes repasamos algunas de las más ilustres ocasiones en las que zapatos y cine unieron sus caminos.

Una de las principales es, sin duda, la tan representativa escena de Cenicienta. Pese a ser una película de animación, un formato del que muchos puristas reniegan, esta obra es uno de los clásicos. El icónico zapato de cristal que pierde la princesa es todo un símbolo no solo de la generación que vivió su historia, sino de toda una era.

Grease, en su momento, rompió muchos moldes. Sus alocados bailes, su tan conseguida estética rebelde y sus carismáticos personajes marcaron una época en el cine. Para lograr todo este paquete, por supuesto, cada detalle contaba. Y, entre esos detalles, se encontraban los zapatos con los que Olivia Newton John y John Travolta se marcaron uno de los bailes más históricos del cine: ella, sobre sus tacones rojos; él, sobre sus zapatos negros.

Zapatos y cine volvieron a unir sus caminos en otra de esas cintas fetiche para los amantes de la moda: El diablo viste de Prada. En ella, y entre un sinfín de looks de todo tipo, la protagonista Andy luce unas botas altas, altísimas. Un atrevido calzado que rescató del olvido a un clásico de muchas décadas atrás para volver a ponerlo en la primera fila.

Sexo en Nueva York quizá sea una de las obras más ilustres en lo que a moda se refiere. La historia comenzó como una serie, dio el salto a la gran pantalla y sus personajes, cada una a su estilo, se quedaron para siempre en la memoria de sus fans. Elegir un par de zapatos de esta historia es una hazaña casi imposible, pero quizá destaquen, por la importancia de su escena, los Hangisi azules que Carrie Bradshaw portaba en la escena en la que su futuro marido le pide matrimonio.

Aunque estas dos cintas no representan la perfecta unión entre zapatos y cine, pues dieron a conocer unas zapatillas deportivas, Forrest Gump y Regreso al Futuro demostraron cómo hacer de un calzado aparentemente anodino y para el día a día unas piezas de coleccionista. En la primera, Tom Hanks recorría Estados Unidos sobre unas zapatillas que, tras el éxito mundial de la película, se convirtieron en un icono. En la segunda, el mítico Marty McFly mostraba un prototipo que no existía y que, dado su éxito, la marca que lo fabricaba decidió lanzar al mercado.

Una demostración de cómo el poder de la gran pantalla puede influir hasta límites insospechados en un mercado que, solo en la teoría, funciona completamente aparte.

Comments

Log in or register to post comments